El Tormento

SE PUEDE VIVIR SIN FE, PERO NO SIN ESPERANZA

Nombre:

martes, diciembre 20, 2005

ENSEÑEMOS A PENSAR

Cómo podemos tener conciencia y vivir en una sociedad en la que las leyes que la rigen están protegiendo sólamente a unos pocos, los llamados poderes, ya sean del índole que sean político, militar,financiero y, como no el llamado cuarto poder, (la prensa) que, poco a poco se ha ído abriendo hueco tanto en el político como en el financiero y no incluyo el militar, porque suceda lo que suceda, siempre están de acuerdo con ellos.
Hace años la prensa para poder llegar a donde ha llegado, siempre tenía columnas a disposición de grandes pensadores, porque de ésta forma alardeaban de tener en sus filas las mejores firmas.

¿Qué ha pasado?, pues que hoy no se enseña a pensar en las Universidades, solamente están para aprender la carrera de turno y nada más (las Universidades a las que me refiero no son las de pensamiento), por aquello de las ofertas de trabajo, de ahí que la Facultad de Ciencias de la Información esté abarrotada de estudiantes que en su día tendrán que buscar hueco en algún medio, y por desgracia, las plumas se convierten en malos bolígrafos, bien entendido que la información no es el pensamiento, al buen entendedor...

Quisiera hacer una "llamadita" al cuarto poder, para que busque buenas firmas en las facultades de pensamiento, y de ésta forma podamos hacer que el pueblo pueda tener acceso a poder leer cosas serias, y no es que Uds. no las digan!, es que lo que dicen en ciertas ocasiones, francamente raya la mediocridad, que no es ni bueno ni malo, si no que es peor. Ya que ésta situación me hace pensar que no les interesa.

Tenemos excepciones en las firmas, como de todo hay en la viña del Señor, yo por ejemplo todos los Domingos leo en el MAGAZINE de EL SEMANAL de ABC, y no por eso, es mi periódico favorito, porque no lo tengo, los artículos del Sr. Pérez Reverte, que desde aquí le felicito por su pluma, pero no por su conciencia cultural ya que tendría que cargar su pluma con la tinta de la Justicia y decirle al cuarto poder que faltan pensadores en sus filas de prensa.
Claro que para decir ésto no hay que ser periodista! ¿verdad Sr. Reverte?.